sábado, 12 de mayo de 2018

LEER POESÍA. CONSIDERACIONES.


LEER POESÍA I

Leer poesía, nos hace más profundos, más reflexivos, más sensibles, más humanos, más propensos a gozar del espíritu, de las fantasías, a destapar emociones, y no solo a utilizar la razón tan habitual en la vida que hoy consumimos.
Basta con dos o tres poemas, incluso uno o dos; unos diez minutos. La poesía es para leerla a pequeñas dosis, no se puede leer como una novela, ni siquiera como un ensayo; es para reflexionar, para meditarla, para sentirla. Precisa de cierto entrenamiento que va dando sus frutos.
Nos ayuda a profundizar en nuestro interior, como todas las artes, pero en este caso con palabras directas que van al núcleo.
Leer poesía supone disfrutar de una espiritualidad laica que conduce a momentos de felicidad de alto rango.

LEER POESIA II. “RIMA O NO RIMA”

Mi opinión, de acuerdo con muchos autores consagrados, es que la poesía puede ser de calidad con verso libre y sin rima. Incluso la prosa puede ser poética. La rima si no se maneja bien, encorseta el poema y le resta calidad. Sí es necesaria la cadencia, el ritmo, y cierta rima libre. En mi opinión, también es cierto, que un poema puede tener métrica, ritmo, rima y no ser poesía porque nada trasmite. Para escribir algo tan difícil como un buen poema no basta tener buena técnica, hay que tener “alma y profundidad” y eso no es cuestión de técnica.


 LEER POESIA III. ¿QUE SE ENTIENDA?

Al menos a mí, me ha sucedido leer poemas de autores teóricamente de prestigio, y “quedarme de muestra”, no entender apenas nada. Eso, me ha producido la sensación de que soy un negado o un inculto, hasta que se me han quitado esos complejos.
Si pretendemos que nos lean, que la poesía llegue a todos, debe ser una poesía que se “entienda”. Bien es cierto que habitualmente en los poemas utilizamos alegorías, frases y expresiones que tienen un significado simbólico, que trascienden lo literal y lo que elevan a rango poético. Pero los poemas no deben ser un “acertijo”.  Al menos a mí, me interesa que me entiendan. Escribimos para que nos lean.
De hecho, considero que la poesía está en auge en este momento tan materialista que vivimos. Es el goce supremo de la literatura. Repito: para leerla a pequeñas dosis.

Ángel Cornago Sánchez