sábado, 19 de marzo de 2016

SOMOS VULNERABLES y defensivamente adoptamos "poses".

 Vulnerabilidad del ser humano

               En el momento histórico que vivimos, nos parece que el ser humano lo puede prácticamente todo. Estamos acostumbrados a recibir y a trasmitir la idea de que con fuerza, tesón, trabajo y suerte, se consigue lo que uno se propone. Todo es cuestión de voluntad y perseverancia. Es el mensaje que solemos trasmitir a nuestros hijos para motivarles a que persigan metas materiales en el futuro. Es una constante que utilicemos estos argumentos, que no dejan de tener parte de razón.

 Pero es así, sólo en parte. El espíritu de lucha y el trabajo son necesarios y, tal vez, con ellos se consigan metas materiales, pero solemos olvidar aspectos muy importantes que van a ser determinantes en el grado de felicidad que puedan disfrutar a lo largo de la vida, como son los valores. Gran parte de la felicidad que consigan, está dentro de ellos mismos, no hay que buscarla fuera. Los medios de comunicación, los ídolos sociales, la tecnología... nos trasmiten la sensación de omnipotencia, de que dominamos el mundo, de que en el momento histórico en que vivimos todo es posible.

 Hemos llegado a la luna, estamos camino de Marte, el trasplante es una intervención rutinaria, la terapia y la investigación genética prometen avances espectaculares en un progreso de vértigo, que no nos da tiempo de ir asimilando. Pero, dentro de esta vorágine, tal vez estamos más solos que nunca. El tipo de sociedad que nos está tocando vivir, nos lleva a la competitividad, al consumo, en general a una vida vacía de contenidos que, a la larga, nos va a producir mucha infelicidad o, al menos, nos va impedir tener las herramientas necesarias para afrontar el fracaso, la decrepitud, la enfermedad, la soledad y la muerte.

              En el ser humano, individualmente, influyen y actúan una serie de factores que van a quebrar nuestra seguridad tanto física como psicológica, que nos van hacer sufrir y van a originar que desaparezca ese halo de fuerza y de omnipotencia que a veces nos acompaña, y que la sociedad, en este momento, está trasmitiendo como del triunfador social. No deja de ser una pose. Todos somos conscientes de nuestra propia debilidad, manifestada y vivida en numerosas ocasiones, yo diría que casi diariamente, y en momentos, de forma especialmente acusada. Pasamos periodos de inseguridad y de angustia en el trabajo, en nuestras relaciones personales, en nuestra vida familiar, por problemas económicos, por amenazas a nuestra salud o la de nuestros seres queridos, por nuestras propias inseguridades y contradicciones. Nuestra realidad, o al menos una parte importante de ella, es la que observamos cuando nos despojamos de todos los artefactos con que nos relacionamos habitualmente. Entonces, somos conscientes de nuestra propia debilidad, en definitiva de nuestra vulnerabilidad. Vulnerabilidad significa fragilidad, precariedad.

La vulnerabilidad se podría definir, como la labilidad del ser humano frente a un agente agresor, o que se vive con agresor, real o imaginario, frente a las propias vivencias, frente a circunstancias adversas, incluso a circunstancias consideradas por otros como normales. Hay un componente subjetivo importante en el hecho de sentirse vulnerable.

"La pose" también se utiliza para engañar. Los políticos utilizan "la pose", en sus intervenciones para vender "su producto" y a veces sus justificaciones engañosas. En este caso no es defensiva, es pura teatralidad, con fines perversos.  

 Ángel Cornago Sánchez. De mi libro. “Comprender al enfermo”. Ed. SalTerrae.