viernes, 24 de enero de 2014

La duda


Duda.


 Según el diccionario de la Real Academia, duda es la indeterminación entre dos o más juicios o decisiones. El concepto de duda entraña tener que elegir entre varias opciones, ya sean ideas, personas, cosas, actos o actitudes. Aunque me he referido a dos o más alternativas, esta situación cobra todo su significado cuando se reducen a dos, es como si el acto decisorio nos pusiera entre la espada y la pared.

El hecho de dudar, llevado al extremo, supone dejar la mente suspendida sin el basamento sólido de la certidumbre; es como sentir el cosquilleo desagradable de la velocidad, la inestabilidad del vértigo, el miedo a lo desconocido; supone en definitiva sensación de inseguridad, desasosiego y ansiedad.

La duda puede durar desde unos segundos, hasta toda la vida. Toda primera acción o la introspección de un concepto requiere pasar por el tamiz de la duda, al menos durante unos segundos, el tiempo necesario para decidir si nos lanzamos o no a ejecutarla, o a reflexionar antes de asumir la idea en cuestión. Esta situación no puede durar mucho, pues genera ansiedad de forma progresiva y llegaría un momento en que no podríamos tolerarla. Exige, en un tiempo prudencial, resolverla o almacenarla como “duda”, sin estar debatiéndola de forma continua, aunque  hay que revisarla de vez en cuando.

En la praxis, la duda tiene el límite del momento de iniciar la acción, y no siempre nos permite la indeterminación o manifestarla como duda. Hay casos en que tenemos que tomar decisiones, aun sin estar plenamente convencidos. En estas circunstancias hay que asumirlas, aun en el caso de que resulten erróneas.

No todas las personas aceptan la duda; existen individuos que dan la impresión de tenerlo todo claro, no se les ve nunca dudar, actúan de forma compulsiva, incluso con agresividad si piensan que los demás perciben sus dudas. Son personas que no pueden tolerar la ansiedad que se produce en los momentos de indecisión, y esa misma intolerancia, como la pescadilla que se muerde la cola, les lleva a crear cada vez más ansiedad; necesitan en todo momento pisar firme; el flotar les produce un vértigo que no pueden tolerar.

Existen asimismo personas que se debaten en una permanente duda, con  miedo continuo a equivocarse o a tomar partido; sólo se sienten seguros en su reducido y frágil territorio; se colocan siempre en el borde de la tapia; necesitan ser aceptados por todos y a todos intentan contentar. No se puede contar con ellos para ningún cometido que requiera cierto compromiso o riesgo.

La sociedad  valora la duda  de forma negativa, necesita que sus ídolos sociales, sus líderes, se muestren firmes, seguros, omnipotentes, poco humanos, casi dioses, para sentirse protegidos, para que esa seguridad se proyecte sobre ellos; es un fenómeno social que ha permitido que determinados líderes hayan sido capaces de inducir a las masas a realizar verdaderas atrocidades, fundándose exclusivamente en su carisma; una de las características del carisma es la sensación que emana del líder de todopoderoso, de seguridad, en definitiva de no dudar.

La carencia de dudas es también propia de personas primitivas y poco inteligentes; las pocas verdades y los códigos que utilizan son los que les enseñaron, nunca los han elaborado ni los han puesto en tela de juicio, y todo lo resuelven con esas elementales reglas.

El dudar, reflexionar y resolver, es un ejercicio intelectual que mejora nuestra capacidad de discernir, nos reafirma en nuestra condición de seres humanos limitados y, al mismo tiempo, capaces de grandes logros. En definitiva, la madurez, el ir madurando, pues el proceso no se acaba nunca, está jalonado de un rosario de dudas y reflexiones que, bien llevadas, nos conducen de forma progresiva a sentir esa sensación interior mezcla de humildad y  de profunda sabiduría, que nos puede llevar por el camino de cierta plenitud.
   Ángel Cornago Sánchez. De mi libro: "Arraigos, melindres y acedías"
 

domingo, 19 de enero de 2014

Somos frecuentemente "poses"; y, algunos, "solo poses."

             


                      

              Vulnerabilidad del ser humano               En el momento histórico que vivimos, nos parece que el ser humano lo puede prácticamente todo. Estamos acostumbrados a recibir y a trasmitir la idea de que con fuerza, tesón, trabajo y suerte, se consigue lo que uno se propone. Todo es cuestión de voluntad y perseverancia. Es el mensaje que solemos trasmitir a nuestros hijos para motivarles a que persigan metas materiales en el futuro. Es una constante que utilicemos estos argumentos, que no dejan de tener parte de razón. Pero es así, sólo en parte. El espíritu de lucha y el trabajo son necesarios y, tal vez, con ellos se consigan metas materiales, pero solemos olvidar aspectos muy importantes que van a ser determinantes en el grado de felicidad que puedan disfrutar a lo largo de la vida, como son los valores. Gran parte de la felicidad que consigan, está dentro de ellos mismos, no hay que buscarla fuera. Los medios de comunicación, los ídolos sociales, la tecnología... nos trasmiten la sensación de omnipotencia, de que dominamos el mundo, de que en el momento histórico en que vivimos todo es posible.

 Hemos llegado a la luna, estamos camino de Marte, el trasplante es una intervención rutinaria, la terapia y la investigación genética prometen avances espectaculares en un progreso de vértigo, que no nos da tiempo de ir asimilando. Pero, dentro de esta vorágine, tal vez estamos más solos que nunca. El tipo de sociedad que nos está tocando vivir, nos lleva a la competitividad, al consumo, en general a una vida vacía de contenidos que, a la larga, nos va a producir mucha infelicidad o, al menos, nos va impedir tener las herramientas necesarias para afrontar el fracaso, la decrepitud, la enfermedad, la soledad y la muerte.              En el ser humano, individualmente, influyen y actúan una serie de factores que van a quebrar nuestra seguridad tanto física como psicológica, que nos van hacer sufrir y van a originar que desaparezca ese halo de fuerza y de omnipotencia que a veces nos acompaña, y que la sociedad, en este momento, está trasmitiendo como del triunfador social. No deja de ser una pose. Todos somos conscientes de nuestra propia debilidad, manifestada y vivida en numerosas ocasiones, yo diría que casi diariamente, y en momentos, de forma especialmente acusada. Pasamos periodos de inseguridad y de angustia en el trabajo, en nuestras relaciones personales, en nuestra vida familiar, por problemas económicos, por amenazas a nuestra salud o la de nuestros seres queridos, por nuestras propias inseguridades y contradicciones. Nuestra realidad, o al menos una parte importante de ella, es la que observamos cuando nos despojamos de todos los artefactos con que nos relacionamos habitualmente. Entonces, somos conscientes de nuestra propia debilidad, en definitiva de nuestra vulnerabilidad. Vulnerabilidad significa fragilidad, precariedad.La vulnerabilidad se podría definir, como la labilidad del ser humano frente a un agente agresor, o que se vive con agresor, real o imaginario, frente a las propias vivencias, frente a circunstancias adversas, incluso a circunstancias consideradas por otros como normales. Hay un componente subjetivo importante en el hecho de sentirse vulnerable.
 Ángel Cornago Sánchez. De mi libro. “Comprender al enfermo”. Eds SalTerrae.