viernes, 29 de noviembre de 2013

Alcoholismo


Alcohólicos.

 

La pasada semana, el grupo de “Alcohólicos anónimos” con motivo de la celebración de su treinta y cuatro aniversario, me invitaron a participar en su reunión para que les hablara de las repercusiones del alcohol sobre la salud. Fui con mucho gusto.

El comienzo fue impactante: dos personas con dependencia hablaron con crudeza ante un auditorio de unas cien, de su experiencia y sus sufrimientos cuando han estado consumiendo. Es una psicoterapia de grupo, un apoyo de todos los demás con su presencia y comprensión, ya que han pasado o están pasando por situaciones similares. En realidad es una catarsis que produce un efecto muy beneficioso y una motivación añadida para seguir sin consumir, por que, alcohólico se es toda la vida; hay que dejar el alcohol para siempre. Después habló un familiar, el esposo de una señora alcohólica hoy en abstinencia desde hace mucho tiempo. También es importante la experiencia de los familiares, pues son los segundos y, a veces los primeros sufridores del alcoholismo de su familiar. Dicha asociación les sirve de apoyo humano y a veces profesional.

Por no hacer la exposición larga, voy a ceñirme a unas breves consideraciones que son importantes. Otro día tal vez aborde de forma resumida los problemas que puede provocar.

1º. El alcohol en nuestra cultura, es una sustancia con la que hemos convivido desde niños: la asociamos a celebraciones, a la buena mesa, a las relaciones sociales. Los actores, sobre todo en las películas de hace años, fumaban y bebían como un acto de liderazgo; se asociaba a personajes de ficción que valorábamos. En definitiva, lo vemos como algo inocente y positivo, pero, según como se consuma no lo es

2º. Su poder adictivo es débil, es decir, por que bebamos de vez en cuando de forma moderada, es difícil que lleguemos a la dependencia. Pero, muy importante: cuando se llega a la dependencia, es tan difícil o más deshabituarse que con otras drogas, llámese cocaína, heroína etc..

3º. En los episodios de intoxicación aguda, tiene repercusiones graves en el ámbito de la salud, como accidentes de tráfico, de trabajo,  legales (agresiones, etc), sexo con riesgo, familiares, etc.

4º En los pacientes que consumen habitualmente pueden provocar problemas de salud graves: sobre el sistema nervioso, corazón, páncreas, hígado, embarazos, impotencia, etc. incluso pueden llevar a la muerte.

5º Las mujeres son más sensibles.

Las cantidades de riesgo son variables. Por dar unas cifras: en el varón por encima de 80 grs./día. En la mujer 40 grs./día. Para tener idea de los gramos: un litro de la bebida consumida tiene en gramos de alcohol, el resultado de multiplicar por 10 los grados de la bebida en cuestión, y el resultado multiplicarlo por 0,8.

Hay que beber de forma responsable: nunca en el trabajo, nunca conduciendo, nunca en el embarazo. Los niños nunca deben beber alcohol.

Unas preguntas para auto-contestarse y sospechar si puede estar teniendo algún problema:

         - Tiene impresión de que debería beber menos?

         - Le ha molestado la crítica sobre su forma de beber?

         - Se ha sentido culpable por beber?

         - Le ha ocurrido tener que beber al levantarse para calmar los nervios?

Cualquiera de las tres primeras preguntas es sugestiva de riesgo, la última es sugestiva de dependencia.

Estas breves líneas tratan simplemente de ser una llamada de atención sobre un problema que parece inocente, pero que es grave y afecta mucho más de lo que se reconoce. Es la imagen del “iceberg”, que es mucho mayor la parte sumergida que la que aparece en la superficie. Lo mismo sucede con el alcoholismo, hay muchos más que los que reconocen su problema. Muchos ni siquiera son conscientes.

Si alguien quiere más información se la puedo proporcionar.

En definitiva, estas asociaciones, hacen una labor encomiable en un problema tan grave como el alcoholismo para quien lo padece y para sus familias. Los resultados son buenos.